TONY SOPRANO: El adiós al último gran mafioso de la pantalla

Este miércoles ha muerto a la edad de 51 años James Gandolfini, el actor que interpretó al mafioso Tony Soprano en la serie Los Soprano de HBO (papel que le hizo mundialmente famoso). La causa de la muerte, según han confirmado los medios oficiales, ha sido un ataque al corazón que le sobrevino estando de viaje en Roma con su hijo (resulta curioso y anecdótico el paralelismo entre esta muerte y la de Vito Corleone, interpretado por Marlon Brando, en El Padrino) para posteriormente acudir al Festival de Cine de Taormina.

Como ya dije en su momento en otros posts anteriores: Es una auténtica lástima tener que escribir algo de estas características en el blog... Pero del mismo modo, sería injusto no hacerlo cuando el actor del que lo hacemos, es de la talla de un gran profesional (que por desgracia nos ha dejado).

James Gandolfini nació en Westwood, New Jersey en 1961. Hijo de inmigrantes italianos, estudió en la Universidad de Rutgers, donde se licenció en comunicaciones en 1983 porque su madre no hacía más que decirle que "iba a ser el primer italiano universitario en Estados Unidos" (según comentó en una entrevista).

Tras graduarse, realizó varios trabajos como conductor de camión, encargado de discoteca y dueño de un bar en Manhattan. Poco después le picó el gusanillo de la interpretación y a  los 25 años empezó a recibir clases de interpretación.


Su primer trabajo dentro del mundo de la interpretación fue en Broadway, en el año 1992, donde actuó junto a Jessica Lange y Alec Baldwin en el montaje de Un tranvía llamado deseo. Un año después le veríamos en el cine con Amor a quemarropa, una película de acción dirigida por Tony Scott (el hermano de Ridley Scott), con guión de Quentin Tarantino y música de Hans Zimmer.

Y aunque siguió trabajando y realizando papeles en films cada vez más importantes (Marea Roja, La noche cae sobre Manhattan, Asesinato en 8 mm, Fallen, Acción civil,...) su verdadera oportunidad surgió cuando en 1999, el director David Chase se fijó en él, eligiéndole para el papel de Tony Soprano (un padre de familia y jefe de una banda mafiosa de New Jersey, que sufre ataques de ansiedad y que se ve obligado a acudir a escondidas a un psicólogo para cortar de raiz sus ataques de pánico, sin que el resto de mafiosos se enteren).

Gracias a este papel logró ganar tres premios Emmy y un Globo de Oro al mejor actor... Cosa que se dice muy rápido pero es que... ¡Así de bueno era Gandolfini cuando actuaba!

La serie de Los Soprano duró 86 capítulos, repartidos en seis temporada y permitió a la HBO (productora de la serie) convertirse en referencia, con un producto lleno de calidad por todas las esquinas.

Esta producción sentó una serie de bases y muchísimas series posteriores se basaron en sus estándares de calidad, aunque sin poder superarla.

Al hacer las pruebas de audición para el papel de Tony, el actor pensaba que iban a elegir a alguien más elegante que él y más atractivo a la vista (pues su físico no era especialmente atrayente, pareciendo una especie de "gigante" lleno de grasa y músculo)... Pero lo que Gandolfini no sabía es que David Chase buscaba dar a la serie un realismo que atravesara la pantalla y se clavara en el cerebro del espectador, así que escogió al reparto en base a sus herencias italianas (ya os he dicho que Gandolfini era hijo de inmigrantes italianos, aunque lo que no os he dicho es que James hablaba italiano en su casa), sin dejar nunca de lado las interpretaciones de los actores.


Y David Chase lo consiguió, ya que nunca se han visto (ni en cine, ni en televisión) unos mafiosos tan realistas y creibles como en Los Soprano.

Personalmente, su mejor papel en el cine le vino en el año 2001 de la mano del director Rod Lurie, en la película La última fortaleza, un film en el que, con su papel de Coronel Winter,  llegó a hacer sombra al mismísimo Robert Redford, en un duelo de actores memorable.


Y esto último (que es una opinión personal con la que podéis estar de acuerdo o no) no hizo más que remarcar lo que ya era evidente: James Gandolfini era una estrella, un actor de los grandes (y no solo físicamente hablando).

Poco más que decir: Nos deja un grandísimo actor que interpretó el papel principal de una serie que, a día de hoy, sigue siendo considerada la mejor serie del planeta.


¡¡Adiós Gandolfini!!


También podría gustarte...

1 comentarios