THE LORDS OF SALEM: Rob Zombie además de cantar, dirige muy bien

Hace mucho tiempo atrás, Salem (Massachusets) era el centro neurálgico del mal y el lugar donde las brujas celebraban sus aquelarres... En la actualidad es (al menos en apariencia), una ciudad normal.

Heidi, la protagonista, presenta un popular programa de radio centrado en el rock duro y un día recibe un vinilo promocional de una banda llamada The Lords.

La música extraña y siniestra la deja profundamente turbada, provocándole pesadillas y alucinaciones.

Esto que acabáis de leer, es la sinopsis a grandes rasgos del film que nos ocupa, cortesía de filmaffinity.com.

Ahora os explico la impresión que me ha producido esta obra del que probablemente desde hoy sea mi puto dios, en lo que a cine de género se refiere.

Bienvenidos al "destripe" de...


Bueno, comentaros en primer lugar que Rob Zombie (director del film que nos ocupa) me gustaba ya en su época de berridos y guitarreos (es un rockero de esos melenudos con “chupas” de cuero, de esos que nos molan a Lual y a mí).

Aparte de que su música me gustase (metal bastante curioso, con trazos industriales), el tema es que sus videoclips me parecían cojonudos, ya que destilaban "macabrismo" y mal rollo por los cuatro “costaos”. Hace tiempo le comenté esto a un colega y éste me dijo “pues me parece que el tío es el director de sus videos”.

En estos videos ya hacía aparición Sheri Moon (que posteriormente se convertiría en su esposa) y otros actores "fetiche" que también saldrían en sus películas. Los videoclips de Rob Zombie destilaban una estética diferente y denotaban un gusto y un conocimiento especial por el mundo del cine, que luego aplicaría en sus rodajes. Una muestra “pa” que el neófito en artes metaleras me entienda.



Unos vídeos chulos, ¿eh?

Pues no veais la alegria que me llevé cuando este buen hombre anunció su pase al cine y no rodó cualquier “mangutada” no... Filmó La casa de los mil cadaveres, entretenidísima película de terror con un mal rollo en estado puro, que me reconcilió con el cine de género del que andaba un tanto “despegao”.

Pero bueno, estamos aquí para hablar de su última obra que no es otra que The Lords of Salem y toda esta “chapa” que acabo de meter, es para que os deis cuenta de las ganas que tenía de ver este film.

¿Por qué?

Muy sencillo... A su ópera prima le siguió Los renegados del diablo (una secuela de la primera, que superó con creces a su antecesora) y posteriormente rodó la primera y segunda parte del remake de Halloween, desde mi punto de vista mejores que las dos propuestas míticas de John Carpenter.

Y con estas cartas de presentación, Rob Zombie presenta en Sitges The Lords of Salem... ¡Y me entero de que es abucheada!

¿Se le habrá terminado la chispa a este hombre?... ¿Realmente será un “mierdolo”?... ¿Tras las expectativas creadas en sus cuatro primeros films, la habrá “cagao” con el quinto?... ¿Me he “quedao” sin héroe?

Para colmo, me llevé un palo enorme cuando empecé a leer los comentarios y las desfavorables críticas sobre el film. No podía creer que un tipo tan original y transgresor (para los conservadores cánones yankees) defraudase a los fans del género con un “mierdolo pirolo”.

Y como no me podía quedar así de "planchao", decidí tomar cartas en el asunto y hacer lo que nunca hago... Atentos que va la bomba...

¡¡El “mastuerzo” analfabeto de Tito Emde se ha visto la película en versión original subtitulada!!

¿No me creeis?... Pues preguntadle Maese Lual, que el pobre me la estaba descargando a las nueve de la mañana.

Bien... Después de vista la película en la tranquilidad que da el hogar (y en el que tu hija está con su madre de compras), me voy a Google y tecleo "críticas a The Lords of Salem"... Tras leer un poco de todo (porque críticas a favor, las menos, pero las he encontrado), me doy cuenta de que o soy más tonto que un zapato, o la gente ya no sabe lo que quiere (amén de detalles, en los que los “eruditos” de siempre no han caído, pero el que es más tonto que un zapato, si).

Al público que no sabe lo que quiere, le encanta decir eso de que "estamos hasta los huevos de que el cine de género no vaya más allá y sea tan blandengue" (caso de chorradas como Mamá y no quiero ni pensar en la que se nos avecina con los zombies marabunta de World War Z), para luego rasgarse las vestiduras y abuchear una buena película, cuando ésta oferta un espectáculo realmente perturbador y diferente.

Y eso que la trama que propone Rob Zombie no podría ser más simple: No es ni más ni menos que La semilla del diablo, hecha con las pelotas necesarias para llegar hasta sus últimas consecuencias.

La película arranca con un aquelarre de las brujillas de Salem en cuestión, conocidas por Los señores de Salem (de ahí el título de la “peli”). Uno de los detalles que no he visto apuntar en ninguna de las críticas que he leído (y que me ha llamado poderosamente la atención), es el hecho de que en este aquelarre no se oyen “abracadabras” ni “pollardas” por el estilo, escuchamos blasfemias de todo tipo, pero no menos horribles de las que un cura podría decir en una misa sobre Satán. Me explico: Las cosas horribles que se dicen, están dentro de un contexto nuevo y original.

Cristo, la Virgen, Dios y el Espiritu Santo son el enemigo de esta genete, que se mofará de la agonía de Jesús, escupirá sobre la cruz en la que murió, renegará de él y lo pisará... Todo en un contexto de adoración a su verdadero Mesías, que no es otro que Satán, al que reverencian en una liturgia como la cristiana (vale, con tacos y blasfemias, pero como una liturgia al fin y al cabo).


No os voy a seguir contando la película pero, para el que no esté familiarizado con el cine de Rob Zombie, esto le va a alertar: Lo que se verá en pantalla es sucio, realista y muy transgresor.

Como ya he dicho al principio, la acción del film se traslada a la ciudad de Salem en la actualidad, en la que se nos presenta a Heidi (Sheri Moon Zombie, esposa del director y actriz recurrente en la filmografía de este), una locutora de radio de un programa nocturno dedicado al rock y la divulgación. Se nos va contando de manera muy lenta (pero increíblemente adictiva) su dia a dia, ya que la pelicula se divide en dias de la semana, desvelándonos las vivencias de Heidi desde que se levanta hasta que termina el dia (separándolos con fundidos a negro para pasar al día siguiente, de manera mucho más efectiva que en The ring).

Lo verdaderamente bueno es que Rob Zombie nos desgrana, de manera natural, un montón de cosas (problemas de Heidi con las drogas en el pasado, la magnífica relación con sus compañeros de trabajo, el trato con su ama de llaves, su perro...). Todo fluye con normalidad y sin artificios interpretativos, pero con un mal rollo y una atmósfera opresiva que se respira de forma latente (he de apuntar que la fotografía es estupenda y apoya a la narración en todo momento).

Había dicho que no quería desvelaros la película y lo estoy haciendo... Como veis mis sensaciones ante ella son de lo más positivas y no quiero extenderme en dar detalles, solo daros algunos apuntes del buen hacer de este hombre, en un film que, viendo su fría acogida, solo espero que el tiempo la convierta en el tipo de “fracaso” en su estreno que fue Blade Runner.

Vale, apuntes generales... 

Lo primero, es que esta película me reconcilia con el cine de género sobre todo cuando uno se entera del presupuesto que manejó el director para afrontar el proyecto: Dos millones y medio de dólares, una cantidad rídícula para el dinero que se maneja por los Estados Unidos para realizar un film. Rob Zombie vuelve a demostrarnos una vez más que no sólo hay que tener ilusión para afrontar el rodaje de una película (que estoy convencido que lo tenía) sino que hay que ser muy inteligente para saber exprimir al máximo el rendimiento del dinero para presentar un producto de calidad y un trabajo bien acabado.

Por otra parte, Rob Zombie se ha convertido en un soberbio director de actores, que coge a tipos de esos que ves en películas como los X Men (y que no pasan de secundarios de “ni fú ni fá”) y los hace crecer de un modo espectacularr. Este es el caso particular de Bruce Davison, que realiza un papel de investigador amateur. Personalmente me me ha metido en el bolsillo con su interpretación, haciendo que empatice con él y que no desee que tenga un final horrible (y esto, hablando de cine de esta década, son palabras mayores).

También he de mencionar a la protagonista, que es MUY buena actriz y en este film nos otorga su mejor interpretación hasta la fecha, deshechando esos rumores que circulaban, acusándola de mala actriz y de ser una enchufada sin saber realizar una buena actuación. Además se da la casualidad de que esta chica es guapa hasta romperte los párpados. Da igual que esté con rastas, gafas, recién levantada, con legañas o de virgen satánica.


En fin, los sustos en esta película están creados por fantasmillas que aparecen en pantalla en los lugares más insospechados y lo cierto es que acojonan bastante. No hay artificios, ni cámaras lentas, ni posturas imposibles, lo que se nos cuenta y lo bien que se nos cuenta basta para ponernos mal cuerpo. Nos movemos casi todo el metraje con la duda de si lo que vemos son sueños de Heidi o no, ya que Rob Zombie maneja esta forma de narración del modo más efectivo que recuerdo desde Un hombre lobo americano en Londres.

Hay escenas fuertes, pero no las que todo el mundo apunta, ya que a mi parecer, ver a unos obispos sin cara masturbarse en la traca final no me escandaliza (se supone que estoy viendo una ficción).


Las escenas fuertes a las que me refiero son, por ejemplo: El parto fallido del hijo de Satán en un aquelarre (por lo que se ve el niño no sale “malote” y la líder de las brujas lo escupe e insulta) me parece una escena espeluznante, pero no menos espeluznante que cuentos como el de Hansel y Gretel, en que los niños son engordados para luego ser cocinados, y eso nos lo contaban nuestras madres antes de dormir... Curioso, ¿verdad?...

Las brujas siempre han sido seres horribles que han hecho cosas horripilantes, ¡coño!... ¿Acaso preferimos “pagüetadas” como la última mierda esa de “Hansel y Gretel se cruza con Matrix”?

En fin... Una gozada de film que os recomiendo encarecidamente, si sabeis tomaroslo como lo que realmente es...

Un cuento de brujas bien “contao”.

También podría gustarte...

2 comentarios

  1. Hola! Muy de acuerdo, de hecho, es la primera, en verdad, la primera película que me deja perturbada. Muy buena, y que decir de la BSO, carajo! es jodidamente magistral la película, definitivamente la volvería a ver aunque me de diabetis del susto. xD

    ResponderEliminar
  2. Es que es una película rara y con un sentido del terror muy distinto del habitual al que nos tienen acostumbrados los norteamericanos... Y la banda sonora... Si está Rob Zombie detrás del proyecto, ¡es buena música asegurada!!!... Muchísimas gracias por comentar.

    ResponderEliminar